La influencia de los jugadores a la hora de realizar una apuesta

Foto: Flickr

Es bien sabido que hay un decálogo a la hora de apostar que es determinante para llevar a cabo esta emocionante actividad con ciertas garantías de obtener una mayor rentabilidad y no caer en los errores comunes de un novel en la materia.

Al hecho de saber manejar nuestro bankroll e incrementarlo en la medida de lo posible buscando con detenimiento los mejores bonos u otro tipo de promociones que proporcionan las distintas casas de apuestas, siempre hay que sumar esas reglas básicas a tener en cuenta como son el stake o el conocimiento sobre la modalidad deportiva en la que eliges apostar.

Es un error bastante común dirigir las apuestas a actividades deportivas que no controlas por el simple hecho de que a otras personas les va bien en ese campo, o bien por cualquier otro motivo como puede ser que disfruten de unas cuotas más atractivas. En cualquier caso, apostar sobre algo que desconoces multiplica tus posibilidades de perder.

Dicho esto, lo ideal es elegir aquellos deportes que nos gustan y seguimos habitualmente, con el propósito de estar al día dentro de lo posible de todas las circunstancias que concurran en ellos. Y para llevarlo a buen término no basta solo con seguir la dinámica del equipo o jugador participante, sino que analizar con detalle a los deportistas puede redundar en nuestras posibilidades de éxito.

 

Análisis de los jugadores

El momento por el que atraviesa un jugador de cara a un evento deportivo puede resultar definitivo en el resultado del choque. Esto es así tanto en una competición individual como en una colectiva, cuando se trata de una pieza importante en el funcionamiento de su grupo.

En determinadas ocasiones, la personalidad de los deportistas y su estado de ánimo pueden influir de modo importante en su capacidad a la hora de desarrollar su tarea, lo que se puede ver plasmado en su productividad y afectar directamente en el devenir del resultado.

Por si fuera poco, prácticamente ningún deporte carece de esa singular nómina de deportistas excéntricos que sin ninguna razón aparente hacen todavía más difícil vaticinar cuál será su rendimiento.

Foto: Wikimedia

Ya nos hemos acostumbrado a ver a deportistas como Nick Kyrgios, que puede ser tan talentoso como impredecible cada vez que salta a la pista. Realizar el pronóstico para uno de sus partidos siempre va a tener un grado alto de dificultad por más que su rival sea a priori inferior.

Jugadores importantes en sus equipos

Hay deportistas con una mentalidad tan competitiva que la mayor parte de las veces están dispuestos a arriesgar en según qué circunstancia, lo que en ocasiones puede resultar positivo o ser contraproducente para su club si las cosas se tuercen. Es más, cuando se trata de jugadores determinantes en sus equipos se acentúa la necesidad de forzar este riesgo.

Buen ejemplo de esto podría ser la decisión de jugar desde el principio tomada por Diego Costa (en consenso con su técnico) en la final de la Champions League de 2014 pese a sufrir una lesión muscular. A los 9 minutos tuvo que abandonar el terreno de juego y esto prácticamente supuso perder un cambio para su equipo, algo que acusó en la parte final del encuentro y que pudo influir definitivamente en el resultado. ¿Qué habría sucedido si esta circunstancia no se hubiese producido? Imposible de saber, aunque no hay duda de que el carácter competidor del jugador en esa ocasión fue perjudicial para su club y para quienes apostaron por su triunfo.

Foto: Wikimedia

Por otro lado, hay deportistas que sin un motivo aparente rinden más en determinadas circunstancias. Bien sea porque alcanzan su mejor pico de forma en un cierto período de la temporada o simplemente porque hay competiciones o rivales que no se le dan bien, suelen mostrar estadísticas que demuestran las condiciones en las que pueden ser más rentables. Por ejemplo, el Santiago Bernabéu es uno de los estadios en los que más goles marca Messi. Mientras tanto, un contrastado goleador como Luis Suárez lleva más de cuatro años sin marcar en la Champions League fuera de su estadio.

No cabe duda que analizar a fondo todos estos datos siempre va a aumentar las probabilidades de ser más certero en el momento de realizar cualquier tipo de apuesta, tanto para las cuotas como las supercuotas individuales.