Friki ranking: las apuestas más locas, imposibles y divertidas

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son las apuestas más locas que se pueden llegar a hacer? Desde tatuarse un retrato de Andy Murray en las nalgas hasta ponerse tetas postizas (siendo un tío), pasando por apostarse 10 millones de dólares en la Super Bowl como el campeón de boxeo Floyd Mayweather, alguna gente no sabe cuándo retirarse de una apuesta loca. No hablamos de apostar a un jamelgo inservible o a un equipo malísimo, sino de hacer verdaderas locuras por pasta. Hoy os traemos un ranking muy freak y muy divertido: el de algunas de las apuestas más insanas de todos los tiempos. Eso sí, algunas fueron muy lucrativas para los que las ganaron. Como dicen en las demos de la tele, no intente hacer esto en casa, es peligroso.

¿Te gustan las apuestas locas? 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando...

El visionario

En el año 89, un galés apostó en una casa a cinco cosas que ocurrirían en el año 2000. Mira que os decimos que no apostéis a largo plazo… pero este tipo tenía una bola de cristal, está claro. El señor en cuestión apostó en total 50 libras a los cinco eventos siguientes: que las series de tv Home and Away, Neighbours e Eastenders seguirían en el aire, que el cantante Cliff Richard sería nombrado caballero y que U2 seguirían juntos. El tipo lo tenía muy claro, porque tuvo que esperar once años a que se resolvieran sus apuestas, pero se levantó nada menos que 320.000 libras para empezar el nuevo milenio con mucho estilo.

Doble o nada

El famoso ‘all in’ en apuestas, que normalmente significa que apuestas todo el dinero que te queda encima, por ejemplo en una mano de poker o en una tirada de ruleta. En el caso del británico Ahsley Revell, lo de todo o nada fue bastante más literal. Se trataba de apostárselo todo de verdad: todo lo que poseía. Para que la cosa tuviera más emoción, el bueno de Ashley -bastante joven en la época- le contó a la tele lo que pensaba hacer, así que le hicieron un seguimiento tipo reality mientras vendía todo lo que tenía, gracias a lo cual consiguió un total de 135.000 dólares para jugárselo. Encontró un casino que le aceptó la apuesta -el Plaza Hotel & Casino de Las Vegas, como no- y hasta allí se fue el bueno de Revel en 2006 a apostárselo todo a doble o nada en la ruleta. Ashley lo puso todo al negro… pero en el último momento, cambió todo el dinero al rojo… y ganó 270.600 dólares, dejando al crupier una propina de nada menos que 600 dólares. Con el dinero, Ashley montó su propio site de poker online. Aquí debajo tienes el momentazo:

Nadar contra corriente… es mala idea.

Matthew Webb había conseguido cruzar el Canal de la Mancha a nado en 1875 en un segundo intento, tras entrenar durante varios meses para superar el intento fallido de otro nadador cuyo fracaso había leído en el periódico.  Se convirtió en el primer valiente en completar esta hazaña, pero lamentablemente este éxito se le subió a la cabeza al ex marino. Aceptó una apuesta de 10.000 dólares a que podía cruzar a nado los rápidos de Niágara Falls. Se trata de unos remolinos naturales que se forman en el río Niágara, en la frontera de los Estados Unidos con Canadá, entre Nueva York y Ontario. Todo el mundo pensó -o eso dijeron después- que era una locura, pero el 24 de julio de 1883, Webb se lanzó al río, ahogándose a los diez minutos en un remolino. Sin duda una muy mala apuesta.

El siete mágico de Frankie Dettori

Los aficionados a las slots saben casi seguro quién es Frankie Dettori. Su hazaña, conocida mundialmente como el Magnífico Siete de Frankie Dettori o El Siete Mágico de Frankie Dettori, ha sido incluso inmortalizado en una máquina tragaperras. El jockey italiano -el mejor jockey vivo según grandes expertos- montó a todos los caballos ganadores de las siete carreras que se celebraron el día del Campeón Británico en Ascot en 1996. Tenía 25 años. Actualmente  Dettori (46 años) es un prolífico hombre de negocios con intereses en la restauración londinense y su propia línea de comida congelada. Monta en exclusiva para un príncipe árabe presidente del Comité Olímpico Internacional de Qatar. Las casas de apuestas encajaron un duro golpe con las siete victorias de Dettori, porque algo que parecía imposible ocurrió y algunos avispados apostadores sacaron partido de tan extraordinario suceso. Fue el caso del carpintero Darren Yates, a quien su mujer había exigido que dejase de apostar por Dettori de una vez, porque el negocio atravesaba una mala racha: le habían denegado un préstamo y pensando en despedir a sus empleados. Apostó en secreto 67.58 libras a que Dettori ganaba todas las carreras de ese día y se fue a echar un partido con su equipo de fútbol local. Al terminar el partido se fue al pub a echar una pinta y descubrió que Dettori había ganado las primeras cuatro carreras. Al acabar la tarde, había ganado 550.000 libras.

¿Inspiración divina?

Hoy en día, especialmente en deportes muy mayoritarios, como el fútbol, se puede apostar casi a cualquier cosa. Desde quién marca el siguiente gol hasta con qué lo marca, hay apuestas para todos los gustos, colores y sabores… Pero algunos tipos lo llevan más allá. El liverpolio (natural de Liverpool o scouser en inglés) Adrian Howard consiguió rizar el rizo al apostar que Xabi Alonso marcaba desde su propia mitad del campo en un partido de la temporada 2005/2006. La casa de apuestas estuvo encantada de coger sus 355 libras a una cuota de 125/1. No imaginaban que un milagro así podía llegar a ocurrir: contra el Luton Town, Alonso vio al portero fuera de juego y tiró desde 64 metros, metiendo un gol imposible. Y el bueno de Howard pilló nada menos que 45.000 libras. ¿Inspiración divina? «Nunca había hecho una apuesta así -dijo Adrian tras ganar-, pero tuve un pálpito». Adrian, esperamos que nos avises la próxima vez que tengas otro de esos.

Un resultado… electrizante

Otra prueba de que alguna gente está a medio cocer es la apuesta que una pareja norteamericanas aficionada a la liga NFL de fútbol americano hizo para apoyar a sus equipos favoritos. Habían estado bebiendo en un bar y a John -fan de los Green Bay Packers de Wisconsin- no se le ocurrió mejor idea que apostarse con su mujer que si su equipo perdía contra los Chicago Bears, a los que ella apoyaba, se dejaría disparar con una pistola táser.  No imaginaba la perdedora (los osos encajaron un 27-20) que su marido no solo no le perdonaría la apuesta, sino que, en el callejón trasero del bar, le disparó la táser no una, sino ¡tres veces! Estaba claro que le tenía ganas: ella tuvo que llamar a la policía para que él lo dejase estar.

Aunque se considera un arma no letal, uno de los principales fabricantes de pistolas de este tipo, Taser Internacional, admitió en 2005 que este tipo de arma puede llegar a matar. De hecho, según un informe de Amnistía Internacional, 269 personas murieron entre 2001 y 2007 tras recibir descargas por armas táser por parte de la policía, en 39 de los cuales la autopsia determinó el táser como posible elemento contribuyente.

Lo que haga falta: somos profesionales de esto

Seguramente ya la conoces, pero la historia de Brian Zembic es uno de los clásicos y más conocidos casos de apuesta locas, así que por si acaso, hay que mencionarlo. Como ejemplo de lo que alguna gente es capaz de hacer por una apuesta, aquí va esta: el mago, jugador de poker y apostador voacional Brian Zembic se jugó un día de 1997 con unos colegas -no sabemos cuántas birras llevaban encima- a que se ponía implantes de pecho y los mantenía durante un año para llamar tanto la atención como la estupenda novia de uno de ellos… y por la módica suma de  suma de 100.000 dólares.

Zembic -todo un pro de las apuestas absurdas- ya había vivido una temporada larga en el baño de un amigo por una apuesta y en otra ocasión durmió debajo de un puente una semana con 20.000 dólares atados al tobillo. No sólo cumplió su palabra, sino que Zembic está retratado por todas partes con sus estupendas tetas y además las mantuvo durante veinte años, quitándose los implantes hace escasamente un año, en mayo de 2016. Gracias a esta apuesta, Zembic se hizo famoso en el mundo entero e incluso salió retratado y dio título al libro ‘The Man with the $100,000 Breasts and Other Gambling Stories’.

Si visto lo que se inventa alguna gente te han entrado ganas de hacer alguna apuesta ‘normal’, ve a nuestra sección de ofertas para no perder ninguna buena oportunidad. Mira aquí los mayores pelotazos en apuestas. Y si estás pensando en registrarte en alguna casa, no dejes de visitar nuestro área de bonos de deporte, casino o apps de casas, que encontrarás en el menú superior de la home.